Santos busca revivir en el infierno de Toluca

Santos Laguna buscará revivir en el infierno de Toluca, rival añejo, pareja de finales, verdugo y víctima de un equipo que está viviendo una de sus peores épocas deportivas.

El Estadio Nemesio Diez, en la capital del chorizo, será el escenario que hospede a los 11 guerreros que, bajo el mando de Nacho Ambriz, buscarán cortar una racha de tres partidos consecutivos con derrota, sin anotar gol, y recibiendo nueve, como si se tratara de un equipo de la Liga de Expansión.

El infierno de Toluca: terreno de amarguras y celebraciones para Santos Laguna

A lo largo de su corta historia, Santos Laguna ha disputado tres finales en el infierno de Toluca. Los tres enfrentamientos tienen un punto de encuentro: cerraron en el Estadio Nemesio Díez, también conocido como "La bombonera".

Allí, el equipo lagunero, que acumula una victoria, un empate y cinco derrotas, buscará salir del sótano de la clasificación general contra un equipo que viene herido, luego de haber quedado eliminado de la Concacaf Champions Cup en una inesperada voltereta contra el Herediano de Costa Rica, dirigido por uno de los ex jugadores de Santos más queridos y respetados de la historia, Héctor Altamirano.

Santos y Toluca llegan con la urgencia de ganar, de dar un golpe de credibilidad a sus proyectos deportivos que recién iniciaron; el primero, con Nacho Ambriz como bombero, el segundo, con Renato Paiva, entrenador portugués que debe tener a un gran promotor como para haber recibido otra oportunidad en el futbol mexicano después de haber fracasado rotundamente cuando dirigió al León.

En los últimos cinco enfrentamientos, Santos Laguna solamente ha ganado un partido, el más reciente, tres goles a uno en el Territorio Santos Modelo. Los cuatro restantes fueron victorias para Toluca, de las cuales dos fueron por goleada, la más reciente un doloroso cinco a cero también en territorio lagunero y un espectacular 4 a 3 en la capital del Estado de México.

En los más recientes cinco partidos, Santos ha recibido 14 goles por parte de Toluca, por lo que Ambriz y su cuerpo técnico tendrán que poner especial atención en el aparato defensivo y, de ahí, partir para tratar de ganar y sacudir una mala racha que tiene destruida la autoestima de los jugadores.

El infierno de Toluca chamuscó que chamuscó dos veces al Santos Laguna

Corría el verano 2000. Santos Laguna era dirigido por Fernando Quirarte, quien ya había sido campeón con el equipo lagunero.

La escuadra tenía jugadores como Jared Borgetti, Rodrigo Ruíz, Héctor Altamirano, Adrián Martínez, Carlos Cariño, entre otros. La afición lagunera creí que podían remontar un dos a cero en contra registrado en el partido de ida.

Las puertas del infierno se abrieron, el espectacular Toluca de José Cardozo y Enrique Meza los hizo trizas, los dejó hechos cenizas. El partido terminó cinco goles a uno, con marcador global de 7 goles por uno anotado.

Pasaron 10 años, llegó el torneo Bicentenario 2010. Toluca, dirigido por José Manuel De la Torre, enfrentó al Santos de Rubén Omar Romano, un equipo que jugaba por nota, que era ofensivo y que tenía grandes jugadores en su plantilla como Oswaldo Sánchez, Juan Pablo Rodríguez, Matías Vuoso, Fernando Arce, entre otros.

Era el 23 de mayo de 2010. El partido de vuelta, con muchas llegadas y fallas y suspiros de gol, terminó empatado a cero goles. La final se tuvo que definir desde los 12 pasos.

Allí, frente al manchón de penal, Santos encaró la primera parte de la serie con autoridad, con maestría. Oswaldo Sánchez, como atajador, hizo su tarea. Los primeros cuatro tiradores de Santos también. De pronto, el infierno de Toluca volvió a jugar una mala pasada. Matías Vuoso, Carlos Morales y Fernando Arce fallaron penales consecutivos. Alfredo Talavera, arquero de los diablos, se erigió como héroe. Rubén Omar Romano desfalleció de la tristeza, tomó su cara y recibió un frío abrazo por parte de Felipe Baloy, defensa de roble del conjunto lagunero. Santos volvió a perder una final contra el Toluca.

Bien dicen que la tercera es la vencida. Nuevamente, Santos Laguna, se apersonó, en 2018, en otra final. Toluca era dirigido por su símbolo Hernán Cristante. Santos venía de dar bandazos en su proyecto, pero logró estabilidad bajo el mando de Robert Dante Siboldi.

Lectura recomendada | Amargo debut de Nacho Ambriz en Santos Laguna

El partido, parejo en todo momento, finalmente se lo pudo llevar el equipo lagunero. Los goles de Julio Furch y las atajadas de Jonathan Orozco fueron clave para ganar el sexto y último campeonato de Santos Laguna. Ahora sí, el infierno de Toluca se convirtió en el dulce y cálido hogar de los guerreros.

Hoy, en punto de las 7 de la noche, Santos tratará de afianzarse a la memora, al amor propio, para revivir aquella vieja hazaña y derrotar al Toluca. La afición y los jugadores y la directiva y el mismo cuerpo técnico necesitan un aliciente, un atisbo de ilusión, una señal que, al menos, permita pensar en que el proyecto deportivo de Orlegi y su club emblema tiene y tendrá futuro a corto, mediano y largo plazo.

Amargo debut de Nacho Ambriz en Santos Laguna

Amargo debut de Nacho Ambriz como director técnico de Santos Laguna. Así se puede resumir el partido que enfrentó Santos Laguna el domingo 18 de febrero contra los Pumas de la Universidad Nacional Autónoma de México.

El debut de Nacho Ambriz

Las expectativas entorno al debut de Nacho Ambriz como técnico de Santos Laguna eran altas. La afición desea ver a un equipo que se desempeñe con la personalidad que maneja su entrenador; que corra por toda la cancha, que dispute cada balón como si fuera el último, que haga un marcaje cercano, con los dientes de fuera y que busque generar un futbol atractivo, con el balón a ras de suelo, con llegadas, con profundidad, con goles.

El estadio de Ciudad Universitaria fue el escenario de presentación. El buen momento que viven los Pumas se reflejó en la tribuna. El equipo capitalino, con el ánimo de su gente, inició desde el primer instante enfocado en el arco rival. Santos se defendía, intentaba salir jugando desde su área, pero se perdieron muchos balones en el primer cuarto del terreno de juego.

Al minuto 24, llegó una pelota parada en favor de los universitarios. Un centro venenoso, al corazón del área, emanado de la pierna derecha de Eduardo Salvio, picó y fue rozado por Guillermo Martínez para encontrar el primer gol. Carlos Acevedo, quien no vive un buen momento, se quedó a medias. Cayó el primer golpe de realidad contra un equipo que no defiende bien desde hace dos años.

Continuó el asedio de los Pumas. Santos no se aproximaba al área. El dominio territorial era abrumador. Nacho Ambriz observaba desde la línea lateral del campo. Se tomaba la barbilla, emitía un par de gritos. No podía hacer más.

Fue en otra pelota parada, antes de terminar el primer tiempo, que desde un tiro de esquina el juvenil colombiano José Caicedo ganó el primer poste, cabeceó el balón a contrapié de Acevedo y convirtió el segundo tanto para los universitarios.

Se terminó el primer tiempo con el marcador dos goles a cero, pero con la sensación de que, en la segunda parte, podían caer más anotaciones.

Inició el segundo tiempo. La dinámica del partido fue la misma. Pumas dominando y Santos intentando controlar el partido, pero sin los argumentos técnico tácticos para conseguirlo.

Así, un balón a profundidad que envió el centrocampista Piero Quispe hacia el lateral uruguayo Robert Ergas obligó al jugador a desbordar y enviar una diagonal hacia César Huerta quien, después de fallar el contacto, tuvo tiempo de tomar el balón, acomodarse y pasar a Leo Suárez, quien venía entrando al área y, con la defensa como público de primera fila, definió al poste contrario de Carlos Acevedo para poner el tres a cero que terminó por sellar el resultado del partido.

A partir de ese momento, Pumas bajó el ritmo. Santos no pudo generar ocasiones de gol relevantes, salvo un tiro de Duván Vergara que, con las uñas, envió al poste el ex portero de Santos Laguna, Julio González.

Las reacciones tras el debut de Nacho Ambriz

El debut de Nacho Ambriz no fue el mejor, pero como dictan las reglas de la liga, tuvo que salir a comparecer ante los medios de comunicación. Con semblante tranquilo, el nuevo entrenador dio sus primeras impresiones.

"Enfrente tengo un gran rival, juega muy bien al futbol. No es de ahora, desde el profesor Lillini este equipo mejora más, ojalá y algún día mi equipo va a estar compitiendo de otra manera. Me siento un poco mal por los chicos, ha sido palo tras palo, en los últimos tres partidos nueve goles en contra", comentó Ambriz.

Lectura recomendada | Nacho Ambriz: el largo camino de Iztapalapa a la Comarca Lagunera

Para Ambriz la prioridad es levantar el ánimo de los jugadores.

"La semana se acorta con la jornada doble. El martes estaré preparando el partido, lo poquito que pueda trabajar hacerlo. Levantarles el ánimo, no es fácil entrar al vestuario.", agregó.

Santos adelantará su compromiso de la fecha nueve a media semana, en una complicada visita contra los diablos rojos del Toluca.

"Aunque yo lo conociera bien, si mi equipo no llega con un buen ánimo, con una buena actitud, será difícil, esa es mi tarea en estos días para poder recomponerlos, más que nada en lo mental", decretó Ambriz.

Nacho Ambriz: el largo camino de Iztapalapa a la Comarca Lagunera

Nacho Ambriz aterrizó en La Laguna con retraso y su obsesión lo llevó, antes de ser presentado, a dirigir la primera práctica de Santos Laguna.

El barrio de Culhuacán, en Iztapalapa, engendró a un pequeño varón, el 7 de febrero de 1965, cuyos padres nombraron Ignacio Ambriz Espinoza.

Su madre, Teresa Espinoza Mercado, hoy tiene 80 años y sigue hospedada entre los callejones del barrio. Su padre, ya fallecido, Ignacio Ambriz Martínez, trabajó en el cine mexicano como jefe de staff. Desde aquel momento, el reflector comenzaba a chanflear su mirada hacia él.

Desde niño, el pequeño Ignacio comenzó a ser conocido como Nacho. De facciones duras y estatura mediana, siempre manifestó su gusto por el futbol. Las calles lo formaron y es que la mejor escuela para fabricar futbolistas está en el pavimento, en la tierra, entre la grava y los baches y las piedras.

“Una niñez carente de muchas cosas, del barrio. Nunca faltaron los frijoles, pero aprendí valores importantes en casa, como el ver a un padre siempre trabajar. Un tipo que nos hizo trabajadores, responsables”, comentó el nuevo entrenador de Santos Laguna en una entrevista con Javier Alarcón.

Ambriz empezó a cascarear en las calles, terminaba con los zapatos rotos y las uñas voladas. Hoy sigue regresando al barrio que lo engendró. Muchos de sus amigos sufren alcoholismo, viven ahogados en la drogadicción, pero no deja de agradecer y de enorgullecerse de sus raíces, del lugar que labró una personalidad que lo llevó a ser uno de los mejores mediocampistas de México.

Nacho Ambriz: el futbolista

Nacho Ambriz debutó con el Necaxa en 1983. En su primera etapa como futbolista apenas disputó 19 partidos. Su carrera inició lenta, fue de menos a más, el éxito tardó en llegar. Como si no pasara el tiempo. El talento mexicano tiene menos oportunidades que el extranjero.

Pasó a la segunda división. En la liga de plata comenzó a tener más minutos con el equipo de Salamanca. Allí llamó la atención de los visores de León y fue reclutado para incorporarse al primer equipo, con apenas 22 años de edad.

Su paso por León tampoco fue destacado, prácticamente no tuvo minutos. La carrera comenzó a complicarse, hasta que Ambriz, aquel niño soñador de Culhuacán, regresó a sus orígenes, al Necaxa, a uno de los equipos más antiguos y tradicionales de la Ciudad de México.

A partir de ese momento cambió. Fue 7 años titular del Necaxa, aquel equipo que, bajo la tutela de Manuel Lapuente, hizo historia en la última década del Siglo XX.

Con el éxito y la regularidad y el dinero también llegaron los problemas. Nacho se sumió en el alcohol y las drogas, dos elementos que, hasta sus 17 años, le susurraban en las calles de su barrio.

Fue Manuel Lapuente quien le dio la mano. Nacho se internó en una clínica de rehabilitación, salió adelante. Despuntó como futbolista, fue capitán de la selección en el mundial de Estados Unidos en 1994.

Nacho se retiró como futbolista en su tercera etapa con Necaxa, después de haber jugado en Celaya y Puebla. Disputó más de 300 partidos en primera división. El campo no lo quiso dejar. Comenzó su carrera como entrenador.

Nacho Ambriz: el entrenador

Era comandante y líder en la media cancha como jugador y esos dotes lo llevaron hacia los banquillos. Nacho Ambriz debutó como entrenador con el Puebla, a invitación de Jorge Campos, quien participaba en la directiva.

Ambriz solo dirigió 7 partidos, ganando dos, empatando otros dos y perdiendo tres. Aún así, logró salvar del descenso a un equipo que tenía muchos problemas administrativos y organizacionales.

En ese momento, Nacho entendió que aún le faltaba madurar para dirigir a un equipo, aún se sentía jugador y fue, en aquellos años, que recibió la invitación de uno de sus mentores, Javier Aguirre, para emprender la travesía a Europa como uno de sus asistentes.

Lectura recomendada | Cortan proceso de Repetto: crisis santista se agrava

Por casi 7 años, Nacho Ambriz formó parte del cuerpo técnico de Javier Aguirre en Osasuna y Atlético de Madrid. Dentro de sus logros destacan haber ayudado a clasificar al Osasuna a Champions League y haber regresado a la misma competencia al Atlético de Madrid después de años de ausencia.

Finalmente, Nacho entendió que se tenía que independizar y en San Luis continuó su carrera como entrenador en la primera división de México

Nacho Ambriz ha sido entrenador de Puebla, San Luis, Chivas, Querétaro, América, Necaxa, León, Huesca y Toluca. Ha dirigido 519 partidos, con 218 victorias, 138 empates y 163 derrotas para una efectividad del 50.86%.

Su proyecto deportivo más exitoso sin lugar a dudas fue en León. Por tres años logró que el equipo jugara por nota, con el balón a ras de suelo, con modelos ofensivos, pero también equilibrio en la defensa.

En su paso por el conjunto esmeralda, Ambriz fue campeón de liga en 2020, pero también ganó la Copa Mx con el Necaxa y la liga de Campeones de CONCACAF con el América.

En Toluca, su equipo más reciente, logró un subcampeonato, pero la directiva decidió cortar de tajo su proyecto deportivo.

La llegada de Nacho Ambriz a Santos Laguna despertó la ilusión de los aficionados. En Orlegi no es habitual la contratación de entrenadores consolidados en México, “los que cobran buena plata y exigen refuerzos de altura”.

Santos Laguna tendrá su primer reto el fin de semana frente a los Pumas en Ciudad Universitaria. Ambriz, en su llegada a la Comarca Lagunera, prometió regresar al equipo a los primeros planos, convertir al Estadio Corona en un fortín como la antigua casa, anclada en el barrio de las Carolinas.

“Se los dejé muy claro a todos. Jugador que no corre no juega conmigo. El equipo tiene que tener ese ADN, una identidad, como el Santos del Corona, del Santos de Adomaitis, Pony o de Benjamín. Yo quiero rescatar ese equipo y necesito a la afición”, decretó el chico de barrio que soñó con ser futbolista y que hoy ilusiona a toda una región.

Cortan proceso de Repetto: crisis santista se agrava

Finalmente el hilo se corta por lo más delgado y la directiva del Club Santos decidió despedir al técnico uruguayo Pablo Repetto, entrenador que venía con muchos blasones del futbol sudamericano, al haber sido campeón en equipos de Uruguay y Ecuador.

Repetto dirigió a Santos Laguna en 31 partidos de liga, logrando 9 victorias, 6 empates y 16 derrotas, logrando un porcentaje de efectividad del 35.48 por ciento de los puntos disputados.

El entrenador charrúa llegó como bombero al club lagunero, en sustitución de Eduardo Fentanes, para encarar la parte final del torneo de clausura 2023. A tropezones, Repetto logró clasificar al repechaje, eliminado a Pachuca en un emocionante partido de volteretas. Rápidamente fue eliminado en la liguilla del futbol mexicano, pero la esperanza de la afición creció porque, al principio, la plantilla sí había reaccionado a la propuesta del entrenador.

El primer torneo de Pablo Repetto

Finalmente, Pablo Repetto tuvo la oportunidad de iniciar un torneo, el apertura 2023. Con la baja de Fernando Gorriarán y algunas incorporaciones como las de Emerson Rodríguez o Duván Vergara, se esperaba que Santos lograra más regularidad y aspirara, al menos, a clasificar a la liguilla del futbol mexicano, pero la realidad fue otra.

Santos terminó en la décimo tercera posición del campeonato, al solo cosechar 19 puntos. Por temas de reglamento, el equipo lagunero logró clasificar al play in. En la primera serie, venció a los cañeros de Mazatlán, pero después sucumbió ante el Atlético de San Luis.

Nuevamente, pese a las constantes fallas defensivas, la directiva respaldó el proyecto de Repetto. Se contrataron refuerzos, pero también hubo bajas sensibles como las de Juan Brunetta, Félix Torres y Omar Campos.

Al término de 6 partidos, Repetto sólo ganó un encuentro, empató otro y perdió los cuatro restantes, los últimos dos por goleada, tres goles a cero frente a Atlas y Tigres.

De esta manera, se terminó un ciclo tormentoso para una afición que está molesta, que ya no llena el estadio y que no se ha cansado de manifestar su malestar contra la directiva y contra el patrón de venta masiva de jugadores a costa de la estabilidad deportiva de la institución.

Nacho Ambriz: la nueva esperanza tras el despido de Pablo Repetto

Nacho Ambriz será el nuevo director técnico de Santos Laguna. El experimentado entrenador mexicano cuenta con una larga lista de equipos en su haber. Querétaro, Puebla, Necaxa, Chivas, América, León, Toluca y Huesca en la segunda división de España conforman su largo currículo.

Como entrenador, fue campeón de liga con León y de Concacaf con el América. Además, ganó una Copa Mx con el Necaxa y fue dos veces subcampeón de liga; una con León y una más con el Toluca.

Nacho Ambriz se caracteriza por proponer un futbol a ras de suelo, controlar y manejar la pelota a uno o dos toques y siempre buscar la portería contraria.

Contradictoriamente, Ambriz también ha sido criticado porque a veces echa a sus equipos para atrás con el fin de mantener un resultado, sin embargo, los equipos que mejor han representado su mentalidad de juego, el León y el Toluca, son recordados por su manejo estético y eficaz de la pelota.

A diferencia de los técnicos anteriores, a Nacho Ambriz le gusta tener el control del proyecto deportivo, es decir, pide jugadores específicos para reforzar las plantillas que dirige.

En el caso de Orlegi, su experiencia será diferente. En Santos los entrenadores se tienen que acoplar al modelo deportivo de la institución. El entrenador puede sugerir jugadores y pedir que se refuerce una línea, pero es la directiva la que busca opciones y contrata sin tomar en cuenta al responsable de la cancha.

Lectura recomendada | Orlegi Bowl agudiza crisis deportiva de Santos Laguna

Para Nacho Ambriz, Santos Laguna representa un reto importante para seguir vigente como entrenador y para demostrar que sus días de éxito no fueron luz de un día. Por otro lado, Santos necesita un proyecto que atraiga a la afición, que traiga reconciliación.

A Santos Laguna le viene un calendario complicado con dos visitas consecutivas, la primera a Ciudad Universitaria para enfrentar a los Pumas y la segunda a la capital del Estado de México para jugar contra Toluca.

Repetto será recordado como uno de los peores entrenadores, al menos en resultados, en la historia del Club y en los hombros de Nacho Ambriz caerá la responsabilidad de hacer que el equipo lagunero retome la inercia ganadora a la que se acostumbraron en años pasados.

¿Quién es Ramiro Sordo? Posible refuerzo del Santos Laguna

El plantel de Santos Laguna aún no termina por conformarse para enfrentar el torneo de Clausura 2024 y en las próximas horas podría oficializarse la llegada de un extranjero más.

Ramiro Sordo es un extremo argentino de 23 años que está por llegar al Club Santos Laguna. El mediocampista arribaría para sustituir la baja del colombiano Emerson Rodríguez, quien regresó con el club dueño de su carta, el Inter de Miami.

De acuerdo con diversos reportes de la prensa sudamericana, Ramiro Sordo estaría llegando a la Comarca Lagunera a cambio de 4 millones de dólares por el 80% de su carta y firmaría un contrato a largo plazo en Santos Laguna.

¿Quién es Ramiro Sordo?

Ramiro Sordo actualmente es jugador del Newell´s Old Boys de Rosario, de la primera división de Argentina. El extremo de 23 años se formó en la cantera rojinegra y, hasta el momento, ha disputado 100 partidos con la institución.

A lo largo de su trayectoria, Ramiro Sordo ha marcado 12 goles y brindado 9 asistencias y forma parte toral de la estructura ofensiva del equipo rosarino.

Actualmente, según el portal de fichajes Transfermarkt, su valor de mercado es de 2.5 millones de euros y es el más alto que ha conseguido a lo largo de su corta carrera.

Ramiro Sordo, pese a sus virtudes, no formó parte de las selecciones juveniles de Argentina y tampoco ha sido convocado al equipo mayor, sin embargo, es uno de los activos más importantes de Newell´s Old Boys, una de las canteras más importantes y tradicionales del futbol argentino.

Información que compartieron los periodistas Agustín Malvestiti y Franco Martín García señalan que ambas directivas ya llegaron a un acuerdo para la transferencia del jugador y solo falta formalizar el trato a través de la firma del contrato.

Ramiro Sordo se distingue por la velocidad y el regate. Se desempeña principalmente por el sector izquierdo de la cancha, sin embargo, también ha jugado de media punta y hasta como centro delantero.

Te recomendamos | Santos inicia el torneo con milagroso empate en el Akron

Aficionados al "canalla", mote de Newell´s aseguran que sería una baja sensible para su equipo, pero también admiten que será una de sus mejores ventas durante el actual mercado de fichajes.

Aquí les dejamos una muestra del juego de Ramiro Sordo: